Las historias de amor son las épicas contemporáneas |A propósito de Cold War de Pawel Pawlikowski

D0U9E5MXcAAfEuX

Un hombre apasionado a primera vista por una mujer, por su apariencia, por la manera en que mira, en que mueve los labios, en que calla. Una mujer guiada por un instinto de supervivencia que la lleva a desear el poder, o a los poderosos. Un hombre y una mujer que se encuentran en sus carencias y desenfrenos para enamorarse hasta la muerte. Sin importar las circunstancias, los obstáculos, la Historia que sucede a su alrededor, en cada momento. Una historia de amor, incomprensible y cursi para la época del Tinder. Y, sin embargo, encantadora y hermosa.

Cold War (2018) es una experiencia fílmica estimulante en la que su director vuelve a galantear con una fotografía impecable y sumamente conmovedora. Este manejo de la imagen recuerda el cine clásico que descubrió tantas formas visuales para el lenguaje cinematográfico, es envolvente. Y en esta maestría estética es posible ver el rostro de una Polonia de mediados del siglo XX, que fantaseaba con un comunismo puro y duro, cantos de un sector de la sociedad que desconocían el “corazón del pueblo”. Se agradecen profundamente los momentos dedicados a la música folclórica en esta película, alcanzan un aire de divinidad.

Esta película tan bella, a mi parecer, me hizo pensar que ese amor romántico apasionado y necio parece algo propio de otra época, de otro sistema de valores, de otro orden del mundo. Ahora no se “ama” de esa manera, o no se entiende la obstinación como el amor. Quienes lo creen son vistos como masoquistas, locos, acosadores o machistas. Y estoy de acuerdo, al parecer Romeo y Julieta con todas sus adaptaciones e interpretaciones, que se podrían traducir en el amor imposible, son mitos fundantes de las relaciones contemporáneas, que sin embargo, ya no pueden ser más que eso: leyendas, incluso épicas de otros tiempos.

 

Publicado por Philiangelus

Me invade una sensibilidad torpe e imponente. Siento que todas las raíces me pertenecen, pero no dejo de sentirme extranjera. Por eso sigo buscando: el extravío es mi hoja de ruta. Como lema: amar profundamente, recordando que en la vida, como en la música, cada segundo cuenta, así solo se perciba silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: