Con las manos arriba

Julio: Encontré esta imagen sobre un retablo que conservo, es la otra mirada de una foto más grande, una que no se puede llevar en la maleta. Esta foto huele a pasado y su textura es porosa, se siente agradable entre los dedos, pero cabe perfecto en el cuaderno, está apretada entre las ideas desordenadas de los escritos que conserva.

Photo on 10-31-17 at 5.19 PM

Angie: esta mañana me sorprendió que escogieras esta foto. Primero dijiste que trajéramos al taller de documental la foto grande del retablo, la que recuerdas colgada en el descanso de las escaleras y la que nos ha tenido echando cabeza casi dos años. Pero me alegró sentir que para ti el documental está presente en la cotidianidad, en cada  relación con la creación y la imagen. No sabía, hasta hace algunos minutos, que esta es una perspectiva de la misma pelea del retablo grande, una en la que tu tío ya es definitivamente el ganador. Me hace pensar en si El último rival realmente  de lo que habla más allá de lo literal es de un hombre que en verdad puede vencer a la muerte.

Julio: No racionalicé sobre ello, sólo la escogí y al decir el maestro que hablaran sobre lo externo de la foto, me dí cuenta que estaba apachurrando a personas del pasado, me sorprende la calidad de la foto, pero ¿qué será de la vida de cada uno de los que salen en ella?

Angie: qué gracioso pensar en apachurrar en un cuaderno a personas del pasado. Me haces recordar a una amiga que decía temer a las fotos en blanco y negro porque todos los que salían en ellas ahora están muertos. Pero tu tío no está muerto y aunque ahora tal vez por el bastón no pueda levantar los brazos, parece seguir con esa actitud victoriosa ante la vida. Quizá permanezca así, incluso cuando el cuerpo en el piso sea el de él mismo.

Julio: Si, puede ser así.

arteapestre

Angie: justo buscando algo universal que conecte a otros con la historia de tu tío aparece esta imagen de arte rupestre y con ella la idea de la necesidad casi biológica de ser recordados, como una estrategia para soportar la finitud.

Julio: A mí me pareció un rinoceronte, después por el detalle vi las figuras y pienso sobre la extinción de un deporte, o nuestro “arte rupestre”, mejor dicho. ¿ Será que cuando venga una raza de alienígenas habrá nuevos deportes?

Angie: tal vez sí, el ocio es la muestra más fiel de nuestra humanidad, porque cuando ya tenemos cubiertas las necesidades podemos simplemente divertirnos. Aunque en el caso del boxeo es la necesidad la que impulsa al ocio y… bueno tal vez darse golpes no sea propiamente un expresión del ocio. Me hacen confundir los alienígenas… Ahora que te entiendo, ¿cuándo vendrá esa nueva raza? ¿Acaso no dicen los “teóricos de los antiguos astronautas” que ya vinieron hace cientos de años?

Publicado por Philiangelus

Me invade una sensibilidad torpe e imponente. Siento que todas las raíces me pertenecen, pero no dejo de sentirme extranjera. Por eso sigo buscando: el extravío es mi hoja de ruta. Como lema: amar profundamente, recordando que en la vida, como en la música, cada segundo cuenta, así solo se perciba silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: